lunes, 28 de septiembre de 2009

Defensa presionante: Saltar y Cambiar.

La defensa saltar y cambiar (run&jump en inglés) es una de las presiones que más exigen a los jugadores, tanto en concentración como en capacidad física y responsabilidad individual/colectiva, no se limitan a defender una zona determinada del campo como ocurre en las zonas press. Se da el caso de que la colocación de partida de los jugadores una vez conseguida canasta e iniciada la presión puede no ser siempre la misma la misma, depende de la de los rivales (si salen de presión con dos, con tres, con poste repetidor, etc.), lo que conlleva una mayor concentración para situarse en la posición correcta en el menor tiempo posible.

Debido a la gran responsabilidad individual y colectiva que requiere, consideramos que es una presión ideal para equipos de categorías de formación ya que se introducen los conceptos de salto, cambio, trap (dos contra uno) y rotaciones, así como el esfuerzo de correr a máxima velocidad una vez superados por el balón. Fomentamos la agresividad del jugador en defensa, a veces tan difícil de conseguir.

Debido al gran esfuerzo mental y físico que conlleva, a menudo es costoso implicar a los jugadores en su realización, sin embargo, la experiencia demuestra que, una vez que los jugadores ven sus frutos, sus deseos por realizarla aumentan considerablemente.

A alto nivel, este tipo de defensa se puede ver en algunos equipos de la Liga Universitaria de Estados Unidos (NCAA) con jugadores muy rápidos y atléticos, resultando ser de gran atractivo para el público. En ligas profesionales como la ACB o la NBA es muy raro que algún equipo la haga salvo alguna situación en la que queden pocos segundos de posesión y se pretenda sorprender al rival forzando un error. Esto se debe a que la enorme calidad técnica de los equipos unida a salidas de presión muy entrenadas hace que pueda romperse y recibir canastas en contra con relativa facilidad.

Es importante hacerles ver el lado estadístico de la defensa para obtener su compromiso; saltar y cambiar -como cualquier presión- no es infalible y puede provocar canastas fáciles del equipo contrario, sin embargo en la balanza estadística es posible que se hayan realizado más robos y canastas a favor que en contra: Hay que hacérselo notar a los jugadores.

Saltar y cambiar es, ante todo, una defensa individual presionante. En la misma existen momentos/lugares, conocidos por el equipo, en los que un determinado jugador se lanza (salta) a por el jugador con balón que ya se encuentra defendido por un compañero realizándose el correspondiente dos contra uno (2c1) (si conviene) o realizándose un cambio de marcaje (cambio). Esta defensa puede realizarse en toda la pista, en 3/4 o en medio campo. El objetivo de la defensa es recuperar la posesión, no robar el balón en el bote; conseguir que el balón se vaya fuera, que el equipo rival realice un mal tiro, recuperar el rebote o robar en línea de pase los podemos considerar como un éxito de la defensa.

Saltar y cambiar puede realizarse de varias maneras, todas ellas válidas y efectivas pero hay que tomar partido por alguna de ellas y entrenarla en consecuencia, el equipo lo debe tener claro. Se puede elegir entre las siguientes opciones:

  • Si dejamos recibir el balón a los rivales cuando sacan de fondo bajo su aro o no.
  • Momento en que se produce el salto: cuando el atacante inicia el bote o cuando pasa.
  • Si sólo hacemos los 2c1 en determinadas esquinas del campo o cada vez que se pueda.
  • Si regalamos la calle lateral para saltar de frente o si, finalmente, la cerramos, para que el 2c1 venga por el costado.
  • Si intervienen en las rotaciones 2, 3, 4 o incluso los 5 jugadores.
  • Si es a toda pista, 3/4 o media.
  • etc.
En Saltar y cambiar es importante coordinar muy bien el momento del salto, de lo contrario, resolverían lanzando el balón hacia adelante (provocando una puerta atrás que desarmaría nuestra defensa). Es de vital importancia mantener el balón presionado en todo momento y, para la mayoría de los entrenadores, lo ideal es dejar recibir al hombre-balón (le dejamos recibir en la zona que nos interesa). Una vez que recibe, los jugadores que van a saltar deben encontrarse por delante de sus atacantes para a que el salto sea más corto y por sorpresa. El defensor del balón debe conseguir que su atacante bote hacia la zona donde tenemos preparado los saltos. Otro aspecto a tener en cuenta es que el último jugador (normalmente nuestro pívot) no debe saltar hasta que lleguen las rotaciones y, mientras tanto, debe retardar el ataque con fintas defensivas.

Veamos ahora unos diagramas (reducidos) de una posible defensa de Saltar y Cambiar:

En el diagrama siguiente, el equipo rival saca de fondo, todos los jugadores nuestros se colocarán en defensa individual. Como se observa en la imagen, el defensor 3 (D3) no presiona la salida del balón, y se sitúa en el tiro libre, esto es una elección del cuerpo técnico, podemos ubicar a D3 sobre la línea de fondo presionando el saque, de espaldas al saque listo para hacer un 2c1 al atacante 1 (A1) o a A2 o ponerlo sobre el sacador pero dejando sacar siempre que saque en la dirección que nos conviene.




Los defensores de los posibles receptores (pueden ser 2 ó 3) tiene la consigna de dejar recibir, para ello se colocan en triángulo con respecto al atacante y al balón para negar la puerta atrás (defensor D2). Otra consigna muy importante para el éxito de la presión es no dejarles recibir más allá del tiro libre, es decir, dejaremos recibir en el área comprendido entre la línea de tiros libres y la línea de fondo, el resto de recepciones deben negarse.





Una vez que nuestro receptor ha recibido, la obligación del defensor será que no le gane el centro, orientándole hacia un lado, por donde vendrá un compañero a saltar al 2c1. Al mismo tiempo, el resto de defensores corren a máxima velocidad hacia el campo de defensa: nadie por detrás del balón. Como se observa en la figura de arriba, D4 se encuentra en triángulo respecto al balón y a su atacante, un poco adelantado para poder saltar hacia el balón con los brazos en alto, saltando siempre en la posible línea de pase existente hacia el atacante del cual salta. las zonas sombreadas indican los mejores lugares para saltar al 2c1.

Es muy importante inculcar a los jugadores el que sepan leer en qué momento se debe hace un 2c1 (sin cambio) o un "saltar y cambiar", es justamente cuando el balón esté en las esquinas, ya que las líneas son defensores más debido a las fueras y al campo atrás.

En la imagen, D4 ha saltado hacia A1 y D3 han rotado para defender a los atacantes sin marca y para no quedar por detrás del balón. En ese momento, D1 debe decidir si es el lugar correcto para mantener un 2c1 o si, por el contrario, como A1 ya está parado por D4, debe saltar a buscar un hombre libre (siempre corriendo para no quedar por detrás del balón).




Una de las ideas más importantes de saltar y cambiar es que pretendemos forzar el error y malos pases -que cortaremos-, no robarla en cada salto y cambio o en cada 2c1. El equipo debe estar rápido para recuperar los desajustes que se producen y ser conscientes de cuando el balón nos supera y cuando hay que robarlo.

Las posibilidades de saltar y cambiar son muchas y es poco práctico dibujarlas todas (además las desconocemos) pero la filosofía es esa. Podemos añadir que, una vez superada la presión a todo campo, se puede seguir haciendo saltar y cambiar en media pista (campo de defensa) y que, en este caso, los 2c1 más efectivos no vienen de cara, sino por la espalda del atacante.



Agradecemos enormemente la ayuda prestada por un entrenador de reconocido prestigio que, por pura modestia, prefiere mantenerse en el anonimato. Las oportunas sugerencias que realizó me sirvieron para mejorar esta defensa en mis equipos y para aprender muchas más situaciones sobre la misma que serían imposibles de reproducir aquí. Él sabe quién es y en gran parte este artículo es suyo.

Muchas gracias.

Aprendebaloncesto



miércoles, 9 de septiembre de 2009

Ejercicio de tiro y pase.

Buen ejercicio para comenzar el entreno y trabajar la técnica individual de tiro y pase.

La dinámica del ejercicio es simple, 2 sale hacia 4 del que recibe el balón, efectúa el tiro, coge el rebote y se lo pasa a 1. Mientras, 4 sale hasta media pista y vuelve para realizar la misma acción recibiendo de 1. Tira, coge su rebote y pasa a 2, mientras que 1 sale hasta media pista. Se pueden poner un par de tríos o tres en cada canasta.





A partir de aquí hay multitud de variantes, que dependerán de lo que se quiera trabajar.

Trabajamos las paradas del que recibe, un tiempo, dos tiempos.

Variedad en el tipo de tiro; recibir y tirar, recibir y finta de tiro con posterior desplazamiento lateral (un bote – dos pasos, a la izquierda y a la derecha) y tiro, recibir y soltar el balón nada más recibir atacando el aro con una entrada, idem pero con un cambio de ritmo y dirección antes de entrar a canasta, el pasador al soltar el balón sale a puntear al tirador, etc.

Trabajamos la recepción en movimiento, de manera que en lugar de ir directo a por el balón, vamos al centro del tiro libre y luego sale a recibir, es decir, trabajamos la recepción tras un corte en “L”.

El pase al tirador puede ser de diferentes tipos, picado, pecho, etc., aunque a mi me gusta mucho el pase tras bote, incidiendo en la técnica individual de cada pase.


Una variante que se puede realizar es simplemente varir la posición del pasador, de manera que el movimiento para recibir puede ser ir desde línea de medio campo a una esquina y a partir de ahí trabajar la recepción en "L" y las diversas paradas y salidas.


martes, 1 de septiembre de 2009

Conceptos defensivos para aumentar la intensidad en defensa.

Durante el mes de junio asistí al XX Clinic Ourense, donde tuve la oportunidad de escuchar la conferencia de Sito Alonso “Conceptos defensivos para incrementar la intensidad y agresividad en defensa”.

Sito me sorprendió al explicar unos conceptos defensivos similares a los que estamos acostumbrados en ataque, los muy mencionados juego libre, juego por conceptos, etc., pero esta vez aplicados en la defensa. A mi me convenció.

A continuación expongo alguno de sus conceptos y posteriormente un video sobre el tema ya que más vale una imagen que mil palabras.

Primer concepto: “Pasaba por allí”:

Además de defender a tu hombre, de tener tu responsabilidad defensiva directa, siempre que alguna acción del ataque contrario se desarrolle cerca de ti, tienes que tratar de molestar al ataque, por ejemplo, siempre que el balón pasa alrededor de donde estás, puedes fintar una ayuda, para molestar al hombre con balón, o por ejemplo, si un contrario está realizando un corte en mi zona, pues además de estar defendiendo a mi hombre, molesto ese corte. Evidentemente, cuando salto a “molestar” lo hago con un movimiento muy rápido de ida y vuelta a mi responsabilidad.

Segundo concepto: “Tu descansa que yo no puedo”:

Si el atacante al que defiendo no está implicado en el ataque y en lugar de generarme dudas se dedica a estar en un hueco descansando mirando a sus compañeros, yo, en lugar de descansar con él, aprovecho para trabajar en defensa, molestando un corte, montando un 2c1, etc.

Un ejemplo claro está cuando bajas a defender tras un ataque y tu hombre sube despacio (típico poste grande y flojeras), en lugar de acompañarle descansando vas a trabajar en defensa.

Tercer concepto: “No lo hagas tu solo”:

Es similar al que me enseñó un entrenador que decía: “no defiendes a un jugador, defiendes a un equipo”, de esta manera, cuando hay un bloqueo directo en cabecera, los demás jugadores, además de estar atentos a su responsabilidad, están atentos a saltar a las posibles ayudas defensivas, transmitiéndole a su compañero, no te preocupes que aquí estamos nosotros, es decir, “no lo hagas tu solo”.

Cuarto concepto: “Yo estoy aquí”:

Mi espacio defensivo no es solo mi hombre, las fintas defensivas, un salto rápido y recupero, crean dudas al hombre con balón a la hora de jugar en mi zona.


Con estos conceptos tratamos de que el jugador se imbuya en una filosofía de defensa intensa, de mucha actividad, de fintas constantes, de ayudas defensivas, donde implicamos a todos los jugadores, que se ayuden unos a otros, y sobre todo, dándole al jugador mucha iniciativa para realizar las fintas, montar un 2c1 inesperado para el rival, generar dudas al contrario, etc.


video

Fundamentos individuales. Ejercicios de bote.

Antonio Carrillo es un entrenador de baloncesto catalán que durante tres días del mes de julio, en La Escuela de Verano para Entrenadores de Minibasket organizado por Clinic Ourense y el Servicio de Deportes de la Deputación de Ourense, nos estuvo transmitiendo su manera de entender el baloncesto en Minibasket.

En los cursos de entrenador nos hablan de metodología, pero suele ser de manera teórica. Antonio, me mostró con ejemplos prácticos como entrenar utilizando el método del “descubrimiento guiado”, es decir, hacer pensar a los jugadores. Él, utilizaba un ejercicio base, y a partir de ahí ponía normas que obligaban a los jugadores a trabajar distintos aspectos técnicos, pero de vez en cuando, paraba el ejercicio, reunía a los jugadores y les preguntaba sobre el ejercicio, las dificultades que se encontraba o como resolverlas. Es difícil en pocas palabras plasmar su forma de trabajar, pero os pongo un ejemplo.

En el ejercicio que se expone a continuación hay una parte donde el jugador tiene que mantenerse durante unos segundos botando el balón en el sitio con la oposición del defensor. En un momento dado paró a sus jugadores (niños y niñas de 11 años) y les preguntó:
“¿Cómo estás botando para que no te quiten el balón?”, y a partir de ahí, era el niño quien decía, “pues pongo el cuerpo entre en balón y mi jugador”, otro decía, “ pues yo boto bajito para que no me lo quite”, etc., es decir, hacía una puesta en común de no más de un minuto para que ellos fueran descubriendo como es el bote de protección.

Otro detalle era que siempre trabaja los fundamentos con oposición, es decir, con un defensor, ya que de esa manera el jugador tenía que espabilar porque hay un defensor que le impide hacer lo que el quiere. Cuanto más se esfuercen en la defensa, mayor progreso tendrán los atacantes, con lo que consigo que se esfuercen en defensa y trabajar el compañerismo y la generosidad, pues si yo me esfuerzo en defender, mi compañero progresará en ataque, y viceversa.

A continuación os expongo un ejercicio utilizado por Antonio Carrillo para trabajar el bote. El ejercicio no es importante en sí mismo, lo fundamental es la manera de trabajar ese ejercicio.






Tres parejas en línea de fondo , el defensor con el balón en la mano, el atacante tiene que tratar de:
Dejar el balón en la línea de fondo, luego dentro de la zona o dentro de 6,25, o cualquier lugar que se nos ocurra de la cancha (líneas laterales, conos, etc.), meter canasta con entrada, meter canasta con tiro desde dentro de la zona, luego fuera de la zona, luego de tres puntos, etc., es decir, vamos variando las finalizaciones.

Defensor: trabajo de piernas, correr a ponerse por delante del atacante tratando de contener.
Estamos trabajando bote de avance y conocimientos de las distintas partes del campo.

Recordar el preguntar a los jugadores sobre las distintas maneras de zafarse del defensor (saldrá al aire los cambios de dirección, de mano o de ritmo, el bote de avance, etc.).

Variante 1: Tienen que estar 5’’ dentro de la línea de 6,25 ó en su lugar de salida (ellos calculan los segundos), y después, de nuevo a tratar de meter canasta, de esta manera trabajamos bote de protección y posteriormente, bote de velocidad.

No olvidaros de preguntarle a los jugadores, ¿cómo avanzo más rápido?, ya veréis como ellos sacan las soluciones de que tienen que adelantar el balón en la salida, intercambiar la mano de bote, varios pasos para un solo bote, etc.

Variante 2: Ahora tienen 8’’ para cruzar el campo y meter canasta, tras los 5’’ de 6,25. El ejercicio tiene que terminar en robo o canasta, aunque sea posterior a los 8’’.

Variante 3: Podemos bajar a 6’’. Con esta norma, sin que ellos lo sepan, aprenden a botar rápido y salir disparados a la canasta contraria.

Variante 4: Ponemos silla en el medio, y primero eligen el sitio por donde pasar.
Posteriormente yo me pongo entre la silla y la línea lateral, de manera que tienen que pasar al campo de ataque por el otro lado, trabajamos bote sin mirar el balón, pues tienen que estar atentos a donde yo estoy. Pueden salir tras 5’’ aguantando dentro de la zona.

Poner un segundo cono para que de los tres huecos, el entrenador y el segundo ocupen dos y el jugador elija el que queda libre para pasar.





Resumiendo, la filosofía de Antonio Carrillo es ayudar a los jugadores a que sean ellos mismos los que descubran los recursos de la técnica individual, pues de ese modo, serán mejores en la táctica individual, ya que aprenderán de manera innata y por ellos mismos cuando y como hay que utilizar un determinado aspecto técnico, ¿Cómo lo hace?, pues poniendo ejercicios donde varía las normas, para trabajar distintos aspectos técnicos, y preguntándo, de vez en cuando, a los jugadores, haciendo una breve puesta en común, para que sean ellos mismos los que saquen las conclusiones.